El color de una cocina

Un tema clave en la decoración de una cocina es el color pues según esta elección la cocina lucirá de una forma u otra. El color influye completamente en la composición de la cocina. Por esto, hay que conocer como afecta los colores en el ambiente de esta estancia del hogar.

Los colores oscuros provocan que la cocina  parezca más pequeña  en tanto los claros logran que se gane en amplitud y tamaño de forma aparente. Se trata solamente de  un efectivo visual, pero que puede resultar vital, especialmente, si la cocina es más bien pequeña.

Asimismo,  no se debe utilizar el negro  para las paredes, pero sí para los detalles. Por su parte, el rojo puede funcionar bien como un detalle si se combina con moderación, y si se compensa con los colores más fríos en otros lugares de la cocina.

Por otro lado, antes de comenzar a pintar una cocina hay que estudiar con mimo el color escogido. Si se busca una cocina amplia y voluminosa se deben optar por colores claros y dejar de lado  los oscuros. El color creará ambiente, dará un toque único  a la cocina y hará que luzca mucho más.

Por lo tanto, los tonos más oscuros contraerán visualmente la cocina, provocando que  parezca más pequeña. Por el contrario, blancos, amarillos claros, y otros colores de luz sirven para abrir visualmente el espacio, y provocan  que una  diminuta cocina se sienta como más grande de lo en realidad es.

Por último, el naranja se asocia con la comida, y con lo que resulta una buena elección pues tiende a crear sensación de hambre. Sin embargo, el azul  tiende a reducir apetito.

Escrito por bea | 30 de abril de 2014 | 0 comentarios
Categorias: Colores | Etiquetas:

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta