La limpieza de la vitrocerámica

Para mantener la limpieza de la placa de la vitrocerámica limpia hay que limpiarla lo máximo posible, a ser posible en cada uso y siempre que se haya utilizado aunque no sea para cocinar, todo ello estando la superficie fría.

Existen rasquetas especiales para vitrocerámicas, así que se deben utilizar para quitar las manchas y residuos que han quedado en la placa.

Cuando la superficie de cocción haya enfriado, se recomienda utilizar un limpiador específico para vitrocerámicas.

Si se cae algo como alimentos o plástico o aluminio en la superficie, es necesario limpiarlos cuanto antes y aún con la superficie caliente, utilizando para ello la rasqueta.

No se deben utilizar esponjas ni estropajos para limpiar la vitrocerámica, tampoco productos de limpieza abrasivos. Se recomiendan utensilios de cocina con fondo liso, especialmente aptos para microondas y con diámetros que coindican con la superficie de cocción.

La vitrocerámica es delicada, aunque podemos ver que basta con una limpieza habitual, una rasqueta y líquido especial para mantener su correcto estado desde un principio, haciendo que siempre esté como nueva en la cocina.

Escrito por bea | 10 de abril de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta