Sillas para decorar cocinas

Cuando pensamos en una silla de la cocina lo primero que se nos viene a la cabeza es que no se manche. Pero hay otras características que definen una buena silla de cocina, y entre las más importantes están que absorba bien la grasa, sea fácil de limpiar, que no se desgaste mucho por el uso y que además sea decorativa.

Las sillas de hierro calado son la mejor opción. Cumplen a la perfección todo lo que se busca en una buena silla de cocina. Además se pueden combinar con varios tipos de mesas y manteles, desde mesas de madera con manteles a cuadros hasta otras de acero inoxidable con manteles blancos. Pueden llevar dibujos en el respaldo y para mayor comodidad les puedes poner cojines.

Las sillas de madera de chapa moldeada con patas de acero son uno de los modelos más solicitados para las cocinas de una marca de muebles conocida. Vienen en varios colores como el negro, y son fáciles de limpiar con un paño humedecido en alcohol para las patas y con un desinfectante específico que encontrarás en cualquier droguería para el asiento.

Las sillas elaboradas con materiales plásticos también resultan más prácticas en la cocina. Como el modelo anterior vienen en varios colores y se caracterizan por su ligereza a la vez que resistencia. Fáciles de colocar y apilar se arriman fácilmente a la mesa, y son ideales para los más pequeños ya que son resistentes a las manchas, golpes, arañazos y caídas accidentales.

Escrito por bea | 29 de noviembre de 2014 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas:

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta